CLIMATOLOGIA

El clima de Castilla y León se caracteriza por registrar un riguroso y dilatado periodo invernal, durante el cual se producen abundantes y dilatas nieblas, así como heladas tempranas y tardías. Los veranos son cortos e irregulares, en los que se entremezclan los periodos tórridos y áridos, con otros fríos. También se da un bajo índice de precipitaciones en la mayor parte de las llanuras que acentúa la diferencia entre la relativa uniformidad de las llanuras y los acusados contrastes climáticos de las montañas.

Temperaturas: Las temperaturas oscilan en el rango de 5ºC la media de mínimas y de 18ºC la media de máximas, siendo las extremas de 20ºC bajo cero y de 40º respectivamente.

Precipitaciones: Se definen dos zonas: una zona central y llana que es árida y tiene un déficit en las precipitaciones y una zona montañosa (y áreas cercanas) húmeda y con moderada sequía estival. Estos bajos índices de precipitaciones de la zona central se traducen en factores de gran relevancia para la agricultura y ganadería.

× contacta